HOLA DOM

VER PRODUCTOS DE HOLA DOM EN LA TIENDA


 

DOM es Emilia Calleja.

Mi trabajo está orientado al estudio y la construcción de contenedores y el vínculo con sus contenidos: desde un pocillo de café hasta un edificio. Elijo este campo porque me
permite generar objetos simbólicos (de culto) que afecten los distintos rituales de nuestro
cotidiano, particularmente, el de la alimentación: sacralizando actividades que fueron
descralizadas.
Me define mi envolvente que, a su vez, es afectada por mi contenido. Me interesa generar
unidad, involucrando en la percepción del objeto a todos los sentidos. La vista, el tacto, el
olfato y el gusto determinan mi obra. Mis piezas sostienen bebidas, comidas y especias
en sus distintos formatos: utilitarios, escultóricos o arquitectónicos.
La experimentación me permite encontrar nuevas maneras de sentir mis objetos.
Actualmente mi búsqueda gira en torno a descubrir qué materiales tienen mayor grado de
autenticidad y promueven mayor cantidad de interacciones. 

Vivo en la Ciudad Autónoma desde 2004 momento en el cual me fui de mi lugar de origen.
Nací en Santa Cruz, El Calafate, al mediodía del 15 de enero de 1993: nadie sabe bien el
horario. Mi primera experiencia escultórica fue con la nieve y la arena de la estepa. Mi
infancia estuvo marcada por el frío abatido por el té de la mañana en la barra de mi casa
(con un hielo para no quemarme) y mi madre alcanzándome la ropa para que la calentara
dentro de la cama antes de ponérmela.
Ya en Buenos Aires, mi adolescencia se definió por el calor del día y el ruido de la
avenida Huergo. Por acostarme en el piso, buscando algo un poco más fresco para
conciliar el sueño. Me recibí en el Nacional Buenos Aires porque un día que paseaba por
el barrio entré al edificio y me gustó. Estudié arquitectura porque desde mis 6 años estoy
migrando (vivo actualmente en mi novena casa) y me recibí en el 2017 con honores. Soy
docente de FADU desde 2015. Durante ese año fundamos el colectivo Banco de Trabajo
junto a 6 compañeros que investiga y acciona en torno a la definición de espacios
comunitarios en lugares públicos y vacantes. Este proyecto fue becado por UBANEX y
Fondo Nacional de las Artes durante 2016. Estudio alfarería con Sebastián Hernández
desde el 2016. Me obsesionan lo auténtico, construir y habitar.